domingo, mayo 26, 2013

DIARIO DE UNA GORDA DIVORCIADA / UNA MUJER SIN CLASE






DIARIO DE UNA GORDA DIVORCIADA / SOY UNA MUJER SIN CLASE

Hoy me levanté temprano. Me costó conciliar el sueño después de lo de anoche. 

Tenía demasiadas cosas en qué pensar pero me rehusaba a hacerlo. Al final me quedé dormida imaginando puras tonteras.

Después de la ducha me fui directo al espejo. Ya no paso por la pesa. Seguro me dice lo que no quiero oír. Prefiero ahora a mi amigo el espejo, el siempre me dice otra cosa, lo que me interesa.

Ahí estaba yo, desnuda observándome. Mi piel sigue siendo suave, la gravedad aun no se ensaña con mis pechos ni mi culo. Sigo manteniendo la  cintura que solía tener cuando era más joven. ¡Son estas caderas las "potentes"!. ¡Es mucho!

El sobrepeso se esconde ahí y en mi vientre.

Decidido, comienzo de nuevo con la natación.

Sonó el teléfono, era Johanna.

-Cuéntamelo todo, donde te metiste, ¡te buscamos por todas partes!
-Nada - le dije - No pasó nada, me fui temprano.
-Eso no es lo que me contó Manuela - me respondió curiosa
-¿Y qué vio Manuela? - le dije.
-¿En verdad quieres que te lo recuerde?
-A ver pesada, qué quieres que te diga
-Te vieron con el nuevo, el petulante, muy abrazadita. ¿No que te era totalmente antipático?
-Sí, y me sigue cayendo mal. No sé que me pasó anoche amiga. Sólo sé que no volverá a ocurrir.
-Pero ¿¡cómo fue?!
-¡No se! No te digo. Ya, te dejo porque tengo hambre y me voy a tomar un rico desayuno. Chau
-Ok, nos vemos el lunes
-Sí, ya el lunes. Chau.

¡Qué vergüenza!, eso es pasado mañana.

No sé que me pasó ayer, ni siquiera quería pensar en ello. La llamada de esta loca me lo hizo recordar. ¡Ahhh!
Soy realista. Ese tipo de hombres jamás se fijaría en mí. No cumplo con los cánones de belleza que a ellos les interesa.

Sus mujeres son muy delgadas, casi esqueléticas, todas son o se vuelven rubias, tienen la piel muy blanca o demasiado quemada por el exceso de solárium y de cremas raras que se echan encima. La mayoría tiene cara de asco, como si todo les causara repugnancia.

No saludan a nadie, nunca dan las gracias y nunca hay que esperar un "por favor" de parte de ellas.

Hablo con conocimiento de causa. Las esposas o novias o hermanas y madres de los gerentes de esta "afamada" empresa son así. !Ninguna se salva!

Todas caminan como si flotaran y que ojalá nadie las toque ni las mire. Luego, si se dignan a decir algo, es como escucharlas hablar con una papa caliente en la boca. Que ganas de gritarles ¡habla bien mierda!

El tal Bruno parece más aterrizado. Más "como uno". Tiene una linda y amplia sonrisa. Aunque igual se mandó un numerito en la disco. 

Mmm. ¡Nadie salva!

Basta de pensar en hombres que no valen la pena... ¡Además... tiene novia!

De sólo imaginar que él puede hacerle sentir a ella lo que anoche me provocó sólo poniendo sus brazos alrededor de mi cintura, me pone de mal humor.

Cierro los ojos y escribo. No consigo olvidar esa emoción. No quiero hacerlo.

Ja!, De repente me acordé de “pastel”. Él a veces me decía eso… que yo era una mujer sin clase. Que era gusto de camioneros. Mmmm igual los hay bien lindos jejeje. ¡¡Qué me importa!! ¡Otro imbécil!. Aghhh por qué tenía que acordarme de él.

Ya es tarde. El sol ya no entibia mi balcón.


Me encanta mi apartamento. Está cerquita del parque y fácilmente me puedo ir en bicicleta hasta la oficina. ¡¡Eso!! Desde el lunes me voy en bici. Debo aprovechar que aún no comienzan los fríos ni las lluvias y mi cuerpo necesita ejercitarse. A la vez aprovecho de no pensar…. De repente me encuentro con un lindo camionero por el camino jejejeje.








LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...