martes, junio 11, 2013

DIARIO DE UN WINNER / ALGO DUELE AQUÍ DENTRO. U|

Ahí estaban... ella y él. Luego supe que era su ex.

Me he estado pasando rollos nada más. Ella sigue enamorada de él.

Pero esa vez se sonrojó cuando la tuve por unos breves segundos entre mis brazos. Juro que la vi emocionarse y temblar!

Pero no. Sólo vi lo que quería.

Los vi besarse y como un loco no pude evitar seguirlos.

Me rompí el labio de tanto morderlo de pura rabia que sentí al verlos juntos.

Luego se fueron hasta el que supongo es el apartamento de Doris. Los vi entrar. Luego de un rato largo. Demasiado largo, me rendí. No los vi salir.

Nunca antes me había sentido así.

Sentí un nudo en mi garganta, una presión en mi pecho. No pude más y me fui de ahí a toda velocidad.

No quería llegar a mi casa. Ahí estaría la Pía y la verdad que no tenía ganas de verla ni a ella ni a nadie.

Desde esa noche ando como un loco.

No quiero ni puedo verla más. Me hace daño tenerla tan cerca y saber que es de otro.

Casi no hablo con nadie. Llego a trabajar y no salgo de la oficina casi para nada.

La otra mañana me topé con Bruno. Me dijo que me notaba raro. Yo no quise ni mirarlo.

-He tenido mucho trabajo, eso es todo - le dije 
-Ok, yo también y todos en esta área pero igual me he dado tiempo para salir y divertirme... en cambio tu
-Yo nada amigo. Estoy bien - le sonreí
-Bueno, te venía a contar algo
-Que cosa
-¿Te has dado cuenta que la Doris se ve cada vez más rica?

No le dije nada. Sólo lo atravesé con los ojos inyectados de rabia.

-No. Tu sabes que esa mujer no es mi tipo - le respondí agachando la mirada
-No es de tu gusto pero si del mío y del de varios aquí. Qué pena que haya vuelto con su ex
-....
-Félix te estoy hablando. Te venía a contar que hace unos días la invité a salir. Incluso le dije que podríamos salir los cuatro.
-¿Qué cuatro? - Pregunté extrañado
-Tú, la Pía, yo y ella
-¡Estás loco! - le grité  - ya vete que debo concentrarme en esto 
-¿Tú crees que de verdad haya vuelto con su ex?
-¡Bruno por favor! ¿Me dejas solo?
-¡Está bien, está bien! Te apuesto a que logro una salida con ella
-¡Largo! - le grité ofuscado 

Luego que se fue lo vi que pasaba por la oficina de ella. Le sonrió y Doris le devolvió la sonrisa.  ¡¡A mí ni me mira!!

¡Puta que duele esta weá!

Ayer en la noche nuevamente nos quedamos trabajando hasta bien entrada la noche. En la empresa estábamos solo ella y yo. Puse todo de mi para lograr concentrarme pero sentía que su perfume traspasaba la puerta y las ventanas y me sentía hipnotizado por su presencia.

Me levanté de mi silla y me dispuse a observarla. Me pareció que tenía una mirada triste.

Mientras miraba la pantalla de su pc mojaba sus labios cada cierto tiempo y me parecía que me volvería loco si no lograba atrapar esa boca con mi lengua.

Mi corazón me empujaba hacia ella pero mi cerebro mantenía pegados los pies al suelo y no me dejaba correr hacia donde ella estaba y besarla como lo hago en mis sueños.

De repente levantó la mirada y me vio. Le sonreí y creo que hasta me sonroje. Ella no hizo nada. Volvió a bajar la mirada dejándome hecho bolsa.

Esto es la venganza de las gordas. ¿¡Por qué me tenía que pasar a mi?!. ¡¿Por qué justo ella?!

Es pobre, no es mi tipo, no me pesca ni en bajada, no le gusta mi auto. Cómo es posible que prefiera al idiota de Bruno y no a mi!. Cómo, si yo soy mejor que él y que cualquiera!

Y ese imbécil de su ex. Por qué tenía aparecerse justo ahora!!!

Ahhhhh me voy a volver loco!!!!

Olvídala Félix. Olvídala, olvídala, olvídala. No me gusta, no me interesa, es fea, es mala, no es nada sexy, nooooooooooooooooo….

Espera un rato… cuantas veces hemos hablado?. La conozco realmente?... Por qué debería importarme tanto si ni siquiera se quien es ella?.


Solucionado. No la conozco, no se quien es, Nunca la he visto. Listo! A dormir. Mañana me junto con la Pia y todo esto lio en mi cabeza se habrá esfumado.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...