martes, junio 11, 2013

DIARIO DE UNA GORDA DIVORCIADA / UNA LLAMADA INESPERADA

Con lo de bajar de peso me decidí a irme a la oficina en bicicleta.

Mi apartamento no está muy lejos de la empresa en la que trabajo, por lo que a primera hora me monté en la bici y ya andaba pedaleando por la ciudad.

¡Qué manera de recibir piropos hoy! jajaja... Y de esos que a una la hacen sonreír.

Hay minas a quienes no les gustan los piropos. A mi ehhhh,, bueno depende porque a veces dicen cada grosería!.

Esta vez al menos escuché cosas bonitas.

Una vez en la entrada me topé con el parcito de nuevos. Se me quedaron mirando un rato y luego me pareció que Bruno le daba un codazo a Félix, después entraron al edificio mirando el suelo. ¿Habrá sido idea mía?

Ya en mi escritorio me senté calladita y me quedé haciendo como que trabajaba pero temblaba entera. 

No quería siquiera levantar la mirada del sueldo cuando sentí que se dirigían hacia mi susurrando cosas entre si y riendo.

-Pero ¡qué te pasó niña!- exclamó Manuela, abriendo tremendos ojos al verme.
-¿Por qué, qué tengo?- me asusté. Pensé que si estaría mal maquillada o mal vestida, ¡no se!

-¡Es que hoy te ves mejor que nunca!- me dijo Johanna.
-No he hecho nada - dije, recordando que efectivamente esa mañana me había esmerado "un poquito más" para sentirme mejor conmigo, nada más.

-Amiga debo decirte que hoy estás así como con un semblante diferente. Algo te hiciste, ya cuenta - Dijo Sofía exigente.

-Pero chicas si ya les he contado - interrumpió Manuela - la vi muy abrazadita con el nuevo, Félix se llama, ¿cierto Doris? - Me dijo burlona la muy pesada.

-Está bien, está bien. Sólo para que me dejen en paz. Sí, bailamos un rato pero ¡nada más! ¡Por Dios que son pesadas!- les dije, levantándome de mi asiento y tratando de poner orden en aquel "gallinero".

-Félix me salvó de las garras de Ricardo y yo agradecida acepté bailar un rato con él. ¡Eso fue todo! Y ya déjenme tranquila que tengo que trabajar.

-Pero no te enojes. ¿No ves que es porque nos importas? Somos tus "amigas" y queremos solo lo mejor para ti - Me dijo Manuela guiñándome un ojo y tomando de mi mano.
-Sabemos por lo que has pasado y queremos que vuelvas a ser feliz amiga - dijo Johanna.
-Chicas sabemos que el tipo es un desgraciado. ¡Cómo vamos a querer que esté con alguien que es capaz de quitarle sus ideas y después intente seducirla!- Exclamó Sofía, y le encontré razón.

El tipo es un agrandado, petulante, no me mira a los ojos cuando nos llegamos a cruzar en alguna parte y siempre he desconfiado de esa gente.
-No sé en que estaba pensando chicas. El tipo no es para mí y listo. Ya váyanse a trabajar y olvidemos este inpasse si?

Las chicas se fueron al fin pero en cuanto todas salieron de la oficina vi que se acercaba Félix muy canchero hacia mí. Mis amigas se quedaron ahí como esperando a ver si este tipo me decía alguna cosa.

Me pareció que efectivamente venía hacia mí pero luego se arrepintió y marchó hacia otro lado de la oficina.

Con mis amigas nos miramos y sólo atinamos a encogernos de hombros y sonreír.

-Ya chao, nos vemos después- les dije.
-Hasta la hora del café- me gritó Johanna.
-Sí, bueno, nos vemos ahí.

Cuando ya al fin me disponía a comenzar con mis labores entró Bruno. Parece que se conocían de antes entre ellos, o son amigos, no sé.

-Hola Doris, ¿podemos hablar? - me preguntó.
-Hola - le dije - ¿tiene que ser ahora?. Es que estoy atrasada ya con mi pega.
-Es cortito. Sólo para pedirte disculpas por lo del viernes en la disco - dijo como medio avergonzado.
-¿Y qué pasó el viernes? - le pregunté haciéndome la loca
-No te hagas, si sabes que me porté como un idiota. No estoy acostumbrado a beber y me "agarró" el aire a la salida del bar, tu sabes.. jejeje
-¡Qué patético! - pensé - No te preocupes, suele suceder - Le dije sonriendo, haciendo ademan de que continuaría con mis labores para que se fuera de una vez.
-Te prometo que la próxima vez no volverá a suceder. Ya verás me comportaré como un caballero que soy y te juro que soy mejor bailarín que mi amigo
-¡Yiaaaaaaaa! - pensé - ¿Y quién te dijo que habría una próxima vez? - le dije pesada.
-Es que no me puedes decir que no. Te venía justamente a invitar para salir mañana a conversar un rato por ahí a algún sitio entretenido. Si quieres invitamos a Félix y... a su novia - dijo, arrastrando las últimas palabras.

-Es que sí te puedo decir que no - le dije irónica - Gracias de todas maneras lindo, pero la verdad es que en la semana no salgo a ningún lado.
-Es que te aseguro que no te arrepentirás de salir conmigo, conozco un...
-Dije que no gracias - lo interrumpí - Y por favor ¿cierra la puerta cuando salgas?

Sí, ya lo sé, fui súper pesada. Es que el tipo parecía simpático y como sensible, pero verlo borracho como lo vi ese día y ahora... ¿qué tiene que ver Félix y su novia y que baile mejor que él? ¡Qué me importa!

Así no. Cero posibilidad conmigo. Así que A-dios.

A media mañana acordamos con las chicas juntarnos en la máquina del café.

Les conté lo que me había pasado con Bruno y ¡en matarnos de la risa! jajaja

-Pero el tipo está tan rebueno Doris - dijo Manuela - Yo que tu le aceptaba la invitación, total una canita al aire no te vendría mal... Son muchos meses niña. ¡que nadie puede!

-Y que sean años. Si la muchacha no quiere ¡déjenla en paz! Eso tiene que nacer por un deseo y un sentimiento no sólo para saciar el instinto animal - Exclamó Sofía, sorprendiéndonos a todas con su actitud un tanto agresiva que venía teniendo desde hacía un tiempo.

-¿Pero a ti que te pasa?- le pregunto Johanna.
-No me pasa nada. Me voy, tengo mucho que hacer

Se fue y nos dejó ahí no entendiendo esa actitud de ella.

Sofía es soltera. No es nada fea, pero tiene ese carácter un tantito "especial". Al parecer no lo ha pasado bien en sus relaciones. A mí me da la impresión que siempre anda a la defensiva y eso la hace estar como siempre "en guardia", lo que obviamente no le ayuda en nada para poder mantener y conservar cualquier tipo de relación.

Después de este "incidente" nos comenzamos a retirar para volver a nuestras labores pero en el camino me tropecé con Félix, así, de repente. Él iba saliendo de una oficina y yo justo iba pasando por ahí. Ninguno de los dos nos fijamos y chocamos.

Me asusté y me avergonzó el volver a tenerlo tan cerca. Me tomó de los brazos para no caer hacia atrás, pero en cambio caí hacia delante, sobre su pecho.

Cuando pude darme cuenta que tenía mi cabeza pegada a su cuerpo, estoy segura que me sonrojé, porque sentí un tremendo calor en mis mejillas. Al fin, levanté la mirada y sus ojos se clavaron en los míos. ¡Casi me muero! ¡Que ojos más lindos tiene! ¡Y sus manos!, parecen ser tan fuertes y firmes.

-Disculpa por favor, no te vi - Me dijo avergonzado.
-No te preocupes - dije - ya pasó, suele suceder -. ¡Que idiota! ¿No se me ocurrió nada más inteligente que decir?... Ahhhh!!!

-¿Estás bien? - preguntó aun sin soltarme de los brazos.
-Sí, gracias. Sólo fue el susto - le sonreí
-¿Tan feo estoy? - me dijo coqueto
-No, jejeje...no es eso.. ehhh.....debo irme, chao

¡Que bruta! Como me iba a asustar si está tan reguapo... Ya lo dije ¡y qué!

Me enfurece que me guste, pero no puedo evitarlo. ¡Qué rabia!

Recuerdo el incidente y mi corazoncito parece que se me va a salir por la boca.

¡Parezco una adolescente!
¡Qué suerte que mis amigas no vieron nada!, si no ya andarían revoloteando por acá haciendo preguntas difíciles de contestar.

Cierro los ojos y puedo volver a sentir su cuerpo pegado al mío, su olor, sus manos alrededor de mi cintura.

Mmm..... teléfono...grrr.

-Hola preciosa, ¿cómo has estado?
-¿Manuel el "pastel"?
-Sí, aun recuerdas mi voz, que bien.
-Fueron 15 años Manuel
-Si verdad. 15 años mi vida... ¿Nos podemos ver?
-¿Qué te pasa?. ¿Sucede algo?
-No nada, no te preocupes. Sólo quiero volver a verte.
-Si preocupada no estaba, era solo de copuchenta que soy.
-jajaja.. Sigues siendo tú
-¿Y quién querías que fuera?. La Ana
-No seas cruel. Eso ya terminó
-¡Mira tú! ¿Y por eso quieres volver a verme?
-No no es por eso... Te vi el viernes en la disco. Te veías hermosa
-Ya y?
-Eso. ¿Nos podemos ver?
-.....
-¿Doris?, ¿estas ahí?
-Está bien. ¿Cuándo?
-¡Gracias! ¿Qué te parece mañana?. ¿Paso por ti?
-Ok
-Nos vemos entonces. ¡No lo olvides!
-No. Adios

¿Qué querrá este imbécil? Ahora que terminó con la zorra de Ana capaz que haya pensado en volver conmigo.


Igual hace mucho que no lo veo. ¡¿Que me vio en la disco?. ¿Me habrá visto con Félix?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...