viernes, octubre 18, 2013

APRENDIENDO A AMARTE Capítulo 19.



Rony comenzó lentamente a sacarse la camisa mientras observaba el terror en los ojos de Consuelo. Le gustaba eso. Lo excitaba verla ahí, perdida. Pronto sus manos comenzaron a acariciar sus cabellos apartándolos de su rostro.

Consuelo permanecía callada y con los ojos cerrados, sus brazos cruzaban sus piernas morenas y desnudas por las que Rony deslizaba su asquerosa lengua.

El corazón y la mente de Consuelo estaban paralizados. Esto no le podía estar pasando a ella.

-¿Donde estás Alejandro?. Por favor ven por mi - se decía a si misma sollozando con el cuerpo tenso y frio, mientras soportaba las torpes caricias y besos de Rony.

-Ahora no puedes huir de mi Consuelo, como lo hiciste en aquella fiesta, ¿recuerdas? - le decía - Ruegame que te deje y veré qué puedo hacer - Reía estruendosamente como un loco.

Rony aplicó toda la fuerza que pudo para quitar los brazos de Consuelo que cruzaban su cuerpo y que le impedían apoderarse de sus pechos y de su vientre.

Al levantarse para tumbarse sobre ella el teléfono móvil cayó estrepitosamente al suelo. Lo miró, dándose cuenta que estaba apagado. Recordó que le llamarían, por lo que la dejó de lado para ir en busca del teléfono y encenderlo.

En ese mismo instante se percató que tenía varias llamadas perdidas de la duquesa a quien decidió llamar de inmediato sin quitar la vista de su presa, la que yacía inconsciente y semi desnuda sobre el sofá.

-Sí, la recuerdo, ¿qué tiene que ver ella en todo esto? - Preguntó Alejandro mostrándose firme, sabiendo que se arriesgaba al hacer la pregunta pero tenía que saber donde estaba.
-¿Ah que no sabes? - dijo Emma lanzándole una mirada de reojo a Osman - la Consuelo es la moneda de cambio en toda esta operación querido amigo - digo triunfante ella.
-¿Que Rony no te dijo? - interrogó Osman
-¿Rony?- dijo extrañado Alejandro - 
-Si. El debió haberte avisado y coordinarse para la operación.

Alejandro al fin se enteraba de quien había sido el soplón. Pero si Rony sabía que él a su vez estaba infiltrándose en la organización ¿por qué no había dicho nada?. 
-Tal vez no me haya delatado aun - pensó - Tal vez esté a tiempo de salvarla.

Rony efectivamente los había estado siguiendo. Sabía que Mike y Alejandro eran parte del plan para destruir a la mafia en la que él estaba participando desde hacía poco, pero no los había denunciado aun. Sólo había dejado caer una pequeña sospecha en la duquesa sin confirmarle ni desmentirle nada. Eso le hacía sentir importante ante lo ojos de sus jefes. Era lo que él creía.

-Una vez que esté seguro la llamo - dijo Rony al despedirse de ella, mientras observaba desde el auto como Alejandro salía de la casa de Consuelo aquella mañana.

Cuando le dieron esta misión, anhelaba el momento en que Consuelo estaría al fin bajo su poder. Su locura y descontrol lo hicieron olvidar los detalles y sólo se concentró en lo que haría una vez que al fin estuvieran solos. Luego, después de matarla, les diría a los jefes quien era realmente Alejandro. Por el momento haría lo que siempre había deseado desde que la conoció. 

-¡El no me ha dicho nada!- exclamó Alejandro
-¿Están seguros que la tiene? - preguntó directamente a Osman 
-Ehh... No. No lo hemos podido ubicar. Dijo en voz baja, pero Max alcanzó a oirlo y sonrió satisfecho. 
-No la tienen. Seguro no está con ellos - pensó
-Intenta nuevamente comunicarte con él - Exigió Emma

Osman marcaba sin obtener respuesta.

-Sabemos donde están. - dijo Osman
-¡Debemos ir por ellos entonces!- gritó Alejandro entusiasmado
-Así será mejor, matamos dos pájaros de un tiro. ¿Cierto Alejandro?- Dijo irónica Emma, saliendo del lugar para dirigirse hacia la cabaña.

Entre tres hombres subieron el cuerpo de Max a una todo terreno. Osman conducía. Alejandro iba en el asiento del copiloto mientras que Emma vigilaba a Max apuntandolo con un arma.

-¡Vamos! ¡Que esperan!. Sígannos  - Gritó desde la camioneta Osman a sus hombres y se marchó rápidamente.

-Hernán. Tengo a Alejandro. ¡Su GPS volvió a funcionar!!
-¡Mike por favor! dime que es cierto - exclamó el duque
-..GPS on. Keep track - dijo Mike a alguien al otro lado del teléfono
-¡Vamos en camino Hernan!. - Exclamó, saliendo del lugar dando grandes pasos, los que al pasar por el lado de Rosario se hicieron más largos aun. Agachó la cabeza para no mirarla. 
-Tal vez será la última vez que la vea - pensaba, mientras alcanzaba la salida de la mansión. 


Una vez fuera se quedó unos segundos inmóvil y volvió sobre sus pasos. Cruzó corriendo el hall hasta llegar al salón. Rosario lo miraba intrigada.

-Bye baby - le dijo y la besó. Con tanta pasión que el calor de aquel beso inundó todo el lugar. La tomó de la cintura y la acercó a su cuerpo sin dejar de besarla.


Sus manos acariciaron sus cabellos. Las palabras no querían salir de su boca. No se atrevía... Abrió los ojos para mirarla -¡Adios!- dijo con voz suave mirándola dulcemente y se fue sin permitir que las palabras que lo ahogaban salieran de su boca.

Rony, cortó la llamada y se dirigió hacia donde estaba Consuelo.
En el instante en que se acercaba hacia ella el ruido de varios motores lo hicieron descontrolarse.
Corrió hacia la ventana agazapándose en un rincón para observar dese aquella posición con un arma en la mano.


-¡Rony!, abre la puerta, ¡somos nosotros! - Gritó Osman desde afuera


El hombre pudo respirar tranquilo. 


-Donde está - gritó Osman - donde está la chica


Rony apuntó desganado con su arma hacia el sofá donde había dejado a Consuelo


-¡Aqui no hay nadie!- volvió a gritar Osma, mientras Alejandro y Emma inspeccionaban la cabaña por todos los rincones


Consuelo había reaccionado también al oír el ruido de las camionetas que se acercaban. Cubrió como pudo su desnudez aprovechando que Rony no la estaba mirando y corrió hasta la puerta del fondo. Al salir, se encontró con un pequeño bosque de eucaliptos encontrando refugio entre los árboles. 


-¡Estaba aquí recién! - gritó Rony confundido
-¡Has estado drogándote imbécil! - dijo Osman golpeándolo con la empuñadura de su arma violentamente.
-Se te dijo que para esto debías estar cuerdo. Es de vida o muerte - Osman volvió a golpearlo haciendo que Rony cayera al piso
-Esa puta escapó - dijo sonriendo descaradamente - No pudo ir muy lejos, está desnuda.
-Qué le hiciste imbécil - dijo Alejandro. 


No pudo evitar gritarle, acercándose bruscamente aun sabiendo que  Emma podría estar sospechando de  él y de su fidelidad con la organización.


-Se te indicó claramente que no debías hacer nada hasta que se te diera la orden - señaló Osman a Rony, quien aun permanecía en el suelo


-Si no la logramos encontrar tendremos que matar al chileno de todas formas pero no lograremos sacarle la información de las claves - 


Osman se paseaba por la habitación ansioso mientras Emma continuaba buscando alrededor de la cabaña alguna pista que le dijera que Consuelo había estado ahí.


-¡Cómo conseguiremos las claves ahora idiota! - exclamó lleno de rabia Osman, dándole de patadas en todo el cuerpo a Rony quien no se quejaba.


-¡Vamos por el chileno! - dijo Osman a Emma. -Tal vez con el aquí podamos hacer que esa zorra salga de su escondite.


Emma y Osman salieron en busca de Max a la camioneta mientras con la mirada continuaban recorriendo aquel paisaje solitario esperando ver la silueta de Consuelo para ir tras ella



-No podía dejar que ella muriera sin antes probar de ese exquisito bocado - dijo Rony saboreándose y burlándose de Alejandro a quien observaba desde el suelo desafiante.


Alejandro sabía que Rony podría delatarlo en cualquier momento pero nada le importó. Le hirvió la sangre al oír esas palabras. Sus oídos se cerraron y la rabia y el odio se apoderaron de su cordura. 


Se acercó hacia él levantándolo del suelo y lo agarró firmemente del cuello de tal manera que los pies de Rony no alcanzaban a tocar la tierra.


-¡Qué le has hecho a Consuelo animal! - le dijo en voz tan baja que solo ellos dos se pudieron oír.


-Nada que tu no le hayas hecho antes imbécil - le respondió Rony con la mirada perdida, inyectada de alcohol y drogas. Una mueca de satisfacción coronaba su semblante nauseabundo.


Alejandro no aguantaba más el dolor


-¡Si la has matado idiota! - Exclamó Osman que venía entrando junto a Max y Emma por la puerta principal no habiendo alcanzado a oír lo último que le había dicho Rony a Alejandro.

-No la logran encontrar por ninguna parte - exclamó Osman quitandole de las manos a Rony para continuar golpeándolo.


-Espera - gritó desde el suelo Rony - debo decirte algo importante


Alejandro se quedó sin aire por unos segundos. Sintió que el corazón había dejado de latir y un tremendo calor se vino a instalar en sus ojos y en su cabeza.


-¡Algo importante maricón de mierda, inservible, bueno para nada! - seguía gritándole y golpeándolo Osman 


Rony había comenzado a convulsionar debido a los golpes. Sangraba por la boca y la nariz. Osman dejó de golpearlo y maldecirlo dándole la espalda por unos instantes, segundos que aprovechó Rony para alcanzar su arma y apuntar a la cabeza de Osman con las pocas fuerza que aun le quedaban.


-¡Cuidado!- Gritó Alejandro quien en fracción de segundos sacó un arma de entre su ropa apuntando directo a la cabeza de Rony, disparando certeramente, dándole muerte inmediata.


Alejandro pensó que con su acción podría estar confirmando su participación como miembro aliado del grupo, a la vez de estar vengando la posibilidad de que aquel criminal le haya hecho algún daño a Consuelo. Se sintió aliviado. Podría seguir con el plan.


-¡La encontramos! - gritó alguien desde la puerta del fondo


Era Consuelo, quien estaba toda sucia y desordenada. Estaba ahí paralizada observando toda la escena. La traían dos hombres tomada de los brazos.


No podía creer lo que había visto. Alejandro había asesinado a un hombre ante sus ojos.


Safe Creative #1010227637636

Escrito 22/10/2010

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...